UNA ESTRATEGIA INTEGRAL PARA LOS SUBPRODUCTOS Y RESIDUOS DE ALMAZARA

 

Mesa redonda sobre el orujo de almazara.

Foro de la Industria Oleícola y la Calidad.

D. Antonio Luque Luque

Presidente del Consejo Sectorial de Aceite de Oliva de la CCAE

 

Deseo empezar agradeciendo a los organizadores de este Simposio Científico-Técnico de Expoliva'97 la invitación a participar en esta interesante mesa redonda sobre el orujo principalmente, pero en general de todos los subproductos de almazara.

Debo dejar claro que la invitación que se me ha hecho es en calidad de presidente del Consejo Sectorial del Aceite de Oliva de la Confederación de Cooperativas, y por tal motivo pensamos si podría haber alguna persona que pudiera venir a hablar sobre este tema. Existen autoridades en el mundo cooperativo que tienen más experiencia sobre el objeto de la mesa redonda y que abordarían con más profundidad la problemática de los subproductos y residuos de las almazaras. Después vimos que sería interesante que participara como presidente, puesto que contamos en nuestro seno con cooperativas que están afrontando proyectos todos muy interesantes, pero quizá con caminos distintos. Contamos con cooperativas como Oleícola El Tejar, cuyo presidente está aquí, o el Grupo San Miguel de Villanueva del Arzobispo, o las cooperativas extractoras de Fuente de Piedra o Cabra; son cooperativas orujeras con problemáticas distintas y planteamientos de solución diferentes.

Por tanto, mi intervención aquí no será técnica, sino más bien política en el sentido de expresar la opinión de la Confederación de Cooperativas sobre el camino para solucionar los problemas del futuro que se le plantean a este sector de los subproductos y residuos de almazaras.

Me gustaría comenzar haciendo unos comentarios personales. Pienso que todos somos conscientes de que en los últimos años el sector almazarero ha evolucionado técnicamente de una forma increíble. Hace unos años teníamos como uno de nuestros grandes problemas de nuestras fábricas el vertido del alpechín. En poco tiempo, se han venido solucionando, aunque en algunos casos se estén creando problemas en otros sitios.

Creo que la solución del sistema de dos fases se ha impuesto, aunque por parte de algunas personas se le ha criticado por los problemas que genera. Hoy muchísimas cooperativas y almazaras industriales han implantado este sistema.

Hay otros temas polémicos, como el sistema de doble extracción con el que se consigue un mejor agotamiento, del que se podría hablar ahora y que también se está imponiendo en muchas zonas.

En algunos sistemas han influido, en estos últimos años de sequía, el hecho de que hayamos tenido unos niveles de precio del producto altos, tanto del aceite de oliva como del aceite como del aceite de orujo. Esto ha beneficiado que todo el mundo luchara por conseguir unos mejores agotamientos en los procesos de fabricación, obtener el máximo rendimiento posible, aunque tuviera unos costos de fabricación altos y se generaran otros problemas con los subproductos.

En el futuro con unas situaciones de producción normales, probablemente estos intentos de máximo agotamiento tendrán un límite, puesto que habrá que estudiar la mayor rentabilidad económica. La obligación del fabricante pasa por producir la mejor calidad posible, agotar lo máximo y obtener una rentabilidad, y en esto influyen estos dos factores: agotamiento y calidad del producto.

Esto también requiere de unas inversiones y gastos que se deben tener en cuenta a la hora de estudiar la rentabilidad. Es por lo que con unos precios más bajos, sobre todo en la aceites, la rentabilidad no será tan alta y será necesario estudiar las soluciones más viables.

Pienso que el problema de la contaminación del alpechín, generalizado hace unos años, se ha solucionado en gran medida con el sistema de dos fases. Pero es evidente también que sete sistema ha generado otro problema, un subproducto como es el orujo con una alta humedad a la hora de obtener el aceite y tratarlo.

Antes de entrar directamente en exponer las ideas sobre cuál debe ser futuro tratamiento de estos subproductos, me gustaría señalar que ha habido algunas asociaciones e industriales que han antepuesto los intereses muy particulares de ellos y sus asociados, y que en algunas ocasiones han puesto en entredicho algunos planteamientos globales del sector, como en el caso de la reforma de la OCM en un momento en el que todo el mundo está preocupado, y quizá han intentado aprovecharse de esta situación para exponer unas posturas, que pueden tener su razón de ser, pero que en este momento lo mejor para todos sería no tratar.

Por lo tanto, quiero dejar claro que con Cooperativas no tenemos una postura definida sobre si apoyar o no el que el aceite de orujo tenga en el futuro una ayuda a la producción por producción real, con un certificado de la extractora, o si lo ideal sería que ese aceite no tuviera ayuda y que se mantenga el 8 % forfait como está ahora.

Es algo que hay que debatir muy en profundidad, y pienso nos enfrentamos a problemas más calado, por lo que esos debates no benefician a nadie y pueden perjudicar a todos muchísimo.

La postura de la Confederación es pedir a todas las Administraciones que es necesario apoyar al sector extractor para que modifiquen sus instalaciones, se adapten a los nuevos procesos de fabricación, como el orujo de alta humedad, que desde luego hay que acondicionar.

Por tal motivo, las Cooperativas hemos dicho que habría que buscar apoyo e inversiones para adaptar y transforma esas extractoras a las nuevas necesidades del proceso industrial.

En definitiva, sabemos que a nivel técnico existen problemas en la extracción de esos orujos, pero se conocen formas y técnicas para dar soluciones, que ya están al alcance de la mano de los industriales. Hay muchos que los niegan y se resisten a este avance tecnológico, pero será muy difícil dar un paso atrás.

Volviendo al sistema de la doble centrifugación o extracción, es verdad que se están obteniendo aceites con problemas analíticos, pero que si se trabaja de forma adecuada, se obtendrán aceites perfectamente válidos para refinerías, aunque quizá con menos valor. Es un tema polémico, y nuestra postura es clara; nosotros creemos que este sistema es usado no sólo en España, también en Italia- donde vi por primera vez dos decánteres en línea- a la hora de obtención de un aceite de una primera centrifugación.

Pienso que si se sigue esta línea no habrá muchos problemas. Evidentemente, si la centrifugación se hace con una masa de orujo que ha estado mucho tiempo almacenada, daría aceites muy complicados.

Para cooperativas, el aceite de oliva de una almazara producido en sistema continuo con doble centrifugación, es una aceite de oliva con derecho a ayuda, que nadie debe poner en duda. Hay comentarios sobre las subvenciones, pero pienso que es un problema que deberíamos discutirlo internamente, a nivel técnico, pero que perjudica hacerlo en foros externos de cara a una posible reforma de la OCM, cuando es algo que no tiene mucha importancia.

Por otro lado, hemos pasado unos años de bonanza, en los que no hemos tenido que preocuparnos en exceso de buscar la máxima rentabilidad posible a los subproductos del olivo. En el sector, cada día deberíamos trabajar más en ese sentido, en las que hay experiencias de investigación interesantes. Con la bajada del precio del aceite de oliva y de orujo, a partir de ahora todos vamos a poner nuestra imaginación para buscar fórmulas y conseguir un mejor aprovechamiento de todo. En estos años, nos hemos fijado en los subproductos como algo residual, sin preocuparnos demasiado por el valor que pueden tener realmente.

No quisiera concluir, sin resaltar el gran esfuerzo inversor que han hecho las cooperativas e industriales almazareros para buscar fórmulas de eliminación de vertidos, que están teniendo resultados. Un esfuerzo que también han afrontado el sector extractor para trabajar con el subproducto que le llega.

 

 

Jaén, octubre de 1.997.